Las plantas

Cuando el padre llegó del viaje, les trajo a sus hijas dos lindas plantas. Antes de entregárselas le dijo a la mayor Anisa que eligiera una de sus manos ocultas tras su espalda. Anisa eligió la izquierda y el padre le extendió una maceta con un jazmín de arabia florecido. Luego extendió la maceta que tenía en la derecha, y se la pasó a su hija menor Habiba, quien, al ver un simple cactus, y compararlo con el jazmín de su hermana, soltó el llanto y salió corriendo.
Aban, sosteniendo el cactus, siguió a su hija, hasta el patio. ¿Por qué lloras Habiba? – le preguntó suavemente. Me diste la planta más fea, contestó la hija. Te equivocas hijas, te has quedado con la más bella. Eso lo dices para que me quede con ese feo cactus. Hija tu padre no miente -dijo- y le dejó a su lado la maceta con el cactus, mientras volvía al interior de la casa.
El jazmín de Anisa, cada día florecía más y más, y sus blancas flores se veían luminosas en el comedor de la casa. Habiba, seguía molesta y no se preocupaba del cactus, que había quedado en el mismo lugar que lo dejara su padre. Un día su hermana mayor, al verla tan triste le ofreció cambiársela por el cactus. Habiba estaba feliz. Su hermana ahora tendría el feo cactus.
Lo primero que hizo Anisa, fue ponerlo al sol y regarlo con agua. Pasaba las tardes conversando con el cactus y lo llevaba donde iba. Aban la observaba orgulloso.
Tuvo que emprender un largo viaje. Antes de partir, pidió a sus hijas que cuidaran de las plantas que les había regalado. Ambas hicieron la promesa de hacerlo.
Pero con el correr de los días, Habiba fue perdiendo el interés por el hermoso jazmín.
Al regreso de Aban, lo primero que preguntó a sus hijas fue por las plantas. Ambas contestaron que habían cumplido su promesa. Le bastó al padre echar una oteada al jazmín, para saber que Habiba mentía. Pese a que el cactus permanecía igual a cuando había partido, estaba seguro que Anisa cumplió su promesa.
A las dos semanas del regreso del padre, el cactus dio una hermosa flor amarilla con pequeñas manchas rojas. Todos admiraban lo hermosa que era. Nuevamente Habiba, salió corriendo al patio a llorar.
¿Por qué lloras Habiba? – le preguntó suavemente. Le diste la planta más linda a mi hermana, contestó la hija.  Esa había sido tuya al principio, tú decidiste cambiarla. Pero tú sabías que era la más hermosa y aun así dejaste que la cambiara. Lo que pasa hijita, es que tú siempre viste su exterior, nunca viste su interior, en cambio tu hermana sí. Tienes razón papá – contestó la pequeña. La próxima vez, lo haré, y lo abrazó mientras se secaba las lágrimas.

Aban, la tomó en brazo y contento regresó al interior de la casa.

86400

Son los segundos que tiene un día.Ciertamente, algunos de ellos los vivimos durmiendo,pero más allá de los segundos que estemos despiertos o no, te has puesto a pensar como son esos mismos segundos que te brinda la vida día a día, para alguien postrado en cama que espera la donación de un órgano para que pueda seguir viviendo, o el presidiario que al término de los 86400 segundos deba enfrentar la pena de muerte, o como serían esos mismos segundos si te hubieses caído escalando la montaña, y debieses esperar la noche para que puedan ir en tu rescate, o más cerca aún, como fueron esos mismos segundos para los 33 mineros que quedaron atrapados en la mina. Sin duda, hay miles de 86400 segundos que tendrán diferente connotación según sea el caso. 

Lo que no debes olvidar, es que la vida te regala estos segundos cada día, y que sólo tú eres el responsable de disfrutarlos, de querer compartirlos, de agradecerlos, de hacer algo por otro, de ser consciente y respetuoso con éste regalo del universo. Los segundos pueden ser insignificantes para la mayoría, pero tremendamente importante para otros. Depende de tí, el valor que les des.

No te olvides, son 86400 que te brinda la vida, cada día. Algunos de ellos, los ocupaste leyendo ésto, espero que después de leerlo, los próximos te sean más valiosos. 

Propuesta indecente



Lo que parecía una reunión ordinaria, tomó un giro curioso cuando el dueño de casa parsimoniosamente preguntó ¿Creen en los milagros? dirigiéndose a sus amigos Ángelo y Francesca, así como su esposa.
A que viene esa pregunta tan de repente –respondió Ángelo… ¿A título de qué? ¡Ah!  no me digas nada, tu viaje a la India te develó un secreto tibetano, o algo parecido, y lanzó una risotada, que encontró coro en Francesca. Sí, es cierto, algo así me pasó, algo maravilloso que hizo replantearme mi vida - repuso cadenciosamente – al tiempo que posaba su mirada en Renata en son de refugio, algo incómoda con la confesión. Anda Max déjate de rodeos, cuenta ya, nos estás poniendo nerviosos a todos, agregó Francesca intentando distender la situación al darse cuenta de la incomodidad de su amiga.
Ustedes saben que estos últimos años mi empresa ha crecido más del doble, y que en este viaje pensaba abrir sucursales en Dubái y Calcuta, pues bien, fue en esta última ciudad donde el milagro ocurrió ¿milagro? preguntó su esposa extrañada al enterarse en ese momento lo que estaba revelando… sí mi amor –continuó él, incorporándose para quedar de espalda a todos, que miraban asombrados. Sucedió el domingo antes de tomar el avión de regreso - aspiró largamente el cigarrillo que sostenía y continuó- caminaba por una de las calles del sector Oriente de Calcuta en dirección al mercado, pensaba traerte un arreglo de flores secas que venden allá –agregó -mirando a su mujer, al tiempo que levantaba la copa en su dirección. Quizás cometí el error de acudir al mediodía, cuando el sol se empina y calienta de sobremanera en esa ciudad. No puedo precisarles que fue realmente lo que me pasó, de pronto comencé a sentirme mal, transpiraba helado y las pulsaciones de mi corazón eran arrítmicas, en ese instante, creí que era producto del sol reinante e intenté buscar refugio al creer que me desmayaba, por eso intenté apoyarme en la puerta de una de las casas del sector. Cual sería mí sorpresa, cuando al posar mi hombro sobre esta, cedió haciéndome caer de bruces al interior. Una vez adentro me dio la sensación de haber caído en una casa medio abandonada. Les juro que desde ese momento algo me decía que las cosas se iban a poner feas. El barrio principalmente de comercio, está lleno de negocios, locales o restaurantes, etc., es demasiado costoso, como para que existiera una casa abandonada. No tenía fuerzas para ponerme de pie, sentí que perdía el conocimiento, desvariaba, nunca me imaginé que pudiese estar sufriendo un infarto, que fue lo que realmente me sucedió. La casa estaba totalmente a oscuras a pesar de ser de día, era fría, tenía las paredes en su mayoría destruidas, como si en el pasado la hubiesen bombardeado. El silencio era penetrante, se apoderaba de toda la construcción. No podía entender mi mala suerte, me sentí desgraciado por estar ahí, sufriendo mi agonía, de algún modo presentía que me estaba muriendo en un día hermoso de verano, en medio del bullicio reinante de la ciudad, pasando totalmente desapercibido. Miré en dirección a la puerta que había cedido al apoyarme, y paradójicamente se hallaba totalmente tapiada. Era imposible que yo la hubiera atravesado, con el sólo peso de mi cuerpo. Créanme, sentí terror de morir ahí, me encomendé por primera vez a dios como un niño asustado. Mi falta de creencia todos estos años, no me hacia un buen cristiano. Desesperado, quise gritar pidiendo auxilio, pero se me apretó la garganta y no pude pronunciar palabras. Créanme amigos, en ese momento toda mi vida pasó frente a mí, develada en una breve película. Se me escapaba entre mis manos y no podía retenerla. Todo lo que había logrado en años, se diluía frente a mí, en segundos.
Estaba a menos de un metro de la puerta que me separaba con el gentío y no era capaz de moverme, la agonía era tremenda. Pensaba en ti amor, te veía lejana, ausente, anhelaba que estuvieras a mi lado, de que me servía todo mi éxito financiero. En ese momento, todo mi dinero no me salvaría de la muerte. No puedo precisarles cuanto tiempo estuve viviendo esta tortura, el tiempo me pareció una eternidad. Justo en el instante que creía desfallecer, que finalmente la muerte me tomaba en sus brazos, ocurrió el milagro. Entre las penumbras, divisé una figura, pensé que venía la muerte a buscarme, aunque ustedes no lo crean, un niño apareció. Mi miró sereno y se llevó un dedo a los labios como invitándome a guardar silencio. Del resto no recuerdo nada. Desperté en el hospital… esa fue la verdadera razón por la que perdí el vuelo…
Dos días después fui dado de alta. Sentí una necesidad de volver al lugar, necesitaba visitar la casa abandonada, más no la encontré. Por más que recorrí el sector, no pude dar con ella, menos con el niño. Recuerdo que cuando pregunté en el hospital por el pequeño que me había salvado, me respondieron que no hubo tal, que me desmayé en medio de la calle, producto de sufrir un pre-infarto y que fueron los comerciantes del sector, los que llamaron la ambulancia.
Ángelo se levantó aún perplejo y le tomó por los hombros, perdona no sabía -exclamó – aún confundido… no sé qué decir y le abrazó. El ambiente se puso tenso, Renata y Francesca se miraban, mientras ambos permanecían abrazados.
Era impresionante ver a Max, un hombre corpulento empequeñecerse entre los brazos de Ángelo bastante más delgado y de menor estatura. Sin embargo, en esos momentos parecía enorme frente a los ojos de las mujeres que los observaban emocionadas. Renata quiso cortar el hielo haciendo un brindis por su esposo, invitándole con un gesto cariñoso a sentarse a su lado.
La tensión acumulada un instante atrás se disipó cómo un vaho. Risas, bromas, risotadas, distendieron la reunión. Hubiese continuado de no ser por Max, que, levantándose nuevamente con su copa de vino en la mano, y en actitud grave, dirigiéndose a sus amigos hiciera la propuesta.
A solas en la habitación, cuando las visitas se habían retirado, Renata aún consternada por la situación, exclamó indignada ¿Cómo te atreviste?… ¿Viste la cara de Francesca, cuando le preguntaste si estaba de acuerdo? La pobre no hallaba que contestar… ¡qué vergüenza! ¿Acaso no pensaste en mí? En el papel ridículo que me pusiste… ¿Qué crees que estarán pensando ahora? Lo peor es que somos más que vecinos, somos amigas de los quince años, no tendré cara para hablarle si me la topo en el ascensor o en la entrada al edificio. ¡Haber mujer no seas alharaca! yo sé que se hicieron los ofendidos, pero créeme que en estos momentos le estarán dando vuelta al asunto. Yo sé de negocios, y la suma que les ofrecí es más que tentadora para cualquiera, sé que nunca tendrán una oportunidad mejor, saldrán de todas sus deudas e incluso les alcanzaría para el taller de fotografías que Ángelo siempre soñó montar ¿Tú crees que todo se puede comprar? Pues, te aclaro que no es así –repuso ella, aún molesta. Y ¿Cómo crees que he amasado nuestra fortuna? ¿Nuestra? ¡Todo es tuyo! hasta yo me siento una de tus posesiones… ¡Ah! ¡no vas a empezar con tus latas! ¡Ya sé! ¿Estás en tus días?... ¿Es eso ¿verdad?... ¿O me vas a decir ahora que tú no lo deseabas también? Si, claro que si, pero deberías haberme consultado antes. Además ¿No podías elegir a otro que el esposo de mi mejor amiga para ello? ¿Te imaginas cómo va a verme Ángelo ahora? ¡Cómo siempre te ha visto, cómo mi mujer! nada tiene que cambiar entre nosotros ¿Cómo que nada va a cambiar? Eso que propusiste, sin duda va a cambiar la vida de todos, tarde o temprano, traerá consecuencias, créeme, no creo poder soportarlo. Bueno, si te preocupa tanto eso, nos vamos de acá ¿Y si se arrepiente? Preguntó angustiada. Eso ya lo preví, el contrato en su punto N°6, lo deja establecido antes recibir la suma pactada, es condición, que renuncie a todos sus derechos y a ejercer cualquier acción legal contra nosotros. Lo consulté con mi abogado. ¡Ah no! ¿También el abogado está enterado? que vergüenza, ya no podré salir más a la calle… ¿Hay alguien a quien no se lo hayas contado amorcito? – exclamó – ahora más indignada, levantándose furiosa los brazos mientras acudía al baño para refrescarse, estaba exhausta con la tensión vivida.

Pensé que éramos sus amigos, pero después de lo que nos ha propuesto, creo que nunca más pisaré ese departamento, exclamaba Renata, dos pisos más arriba. No seas exagerada, lo seguimos siendo – le contestó Ángelo– intentando calmarla. Lo serán para ti, lo que es para mí, Max murió como amigo después de lo que nos ha dicho. Te juro no puedo creer lo que nos propuso, más encima después de su discurso del milagro y todo eso. Quiso embaucarnos con la transformación de su vida. Te prometo que por un momento le creí, argumentaba ella, mientras se cepillaba el pelo, y después salirnos con algo tan indecente… ¿Te das cuenta? Ese tipo es un carajo, ni siquiera el infarto le hizo cambiar. Estoy segura que lo tenía todo planeado mucho antes de su viaje. A mí no me viene ahora con esa parafernalia que montó del famoso milagro del niño… ¡Ay! Tengo tanta rabia – se decía- mientras se paseaba, dando tirones con su cepillo a su crespa cabellera. Pobre amiga, nunca pensé que su esposo, fuese capaz de proponernos tamaña locura. Pero amor trata de entenderlo… a su manera él sigue pensando que todo se puede comprar, está acostumbrado a transar, ese nos guste o no, es el mundo que conoce, no tiene otra forma de ver las cosas… ahora sin duda, que el suceso de Calcuta lo afectó, sino no nos hubiese propuesto eso… de algún modo lo entiendo, no lo justifico, pero en el fondo creo entenderlo – repuso serenamente Ángelo. ¿Qué se creerá ese mal nacido? -reclamaba ella - de seguro, consiguió con sus amigos bancarios todo nuestro historial económico, por eso nos ofreció tanto dinero –para que no pudiésemos decirle que no… Pues claro mujer, imagínate, es nada menos que un millón de euros. Sanearíamos nuestras deudas, y después podríamos viajar, comprar propiedades e inclusive si gustas nos podríamos ir de aquí… y nunca más saber de ellos. Ángelo no es un juego lo que él pretende… ni siquiera midió las consecuencias. Podrá ser muy bueno negociando, pero una cosa así, no tiene precio, definitivamente no tiene precio.
Estaba molesta, se sentía manoseada por la situación, vulgarmente Max le había puesto valor a su honorabilidad.  Aún en el caso de que se fueran, la sola idea no la dejaría en paz nunca más. Cómo al enfermo de cáncer, de pronto la propuesta le provocaba una metástasis mental que se ramificaba desde su inconsciente por todo su ser, dejándola totalmente descompuesta.
Las dudas que en algún momento tuvo por su marido volvieron con mayor intensidad, siempre creyó que Renata le atraía. No podía desconocer lo atractiva que era, y recordó que siendo adolescentes los jóvenes la preferían siempre a ella. Por eso al escuchar la propuesta de Max, miró de inmediato a su esposo a los ojos, para ver su reacción, pues pensó que la buscaría con su mirada. Sin embargo, notó que lejos de molestarse sonrió nervioso. De no haberse levantado furiosa, de seguro él habría cerrado el trato.
Pese a haberlo negado una y otra vez, su mujer tenía razón, siempre se sintió atraído por Renata. Sobretodo después de lo vivido en su depto. Celebraban el octavo aniversario de matrimonio con Max. La acompañó a buscar hielo a la cocina, sin tener en ese instante ni la más mínima intención en coquetearle. Culpó al calor de la noche veraniega, su polera escotada y el licor consumido, lo que le llevaron a besarla. El miedo a ser descubiertos, fue el motivo porque se apartó. Nunca más volvieron a tocar el tema, y desde entonces solían evitarse. Aunque debía reconocer que más de una noche se vio soñando fantasías con ella.
La propuesta de Max, había despertado el deseo reprimido por Renata, se sentía alterado desde entonces. Se sentía desnudo frente a la mirada inquisidora de Francesca, por eso se había refugiado en la cocina. No quería que lo siguiera presionando, no se hallaba preparado para ocultarlo más, su matrimonio se quebraría en mil pedazos. Su mujer, noble a su condición napolitana no lo perdonaría nunca. No podía darse el lujo de perder a sus hijos.
Una sonrisa se dibujó en el rostro de Renata mientras se bañaba, su instinto de mujer también le hizo notar el nerviosismo de Ángelo. El beso en la cocina, vino tal avecilla a posarse en su memoria. Nunca se atrevió a entender esa situación, pero sin lugar a dudas el beso de Ángelo, le movió el piso. En la habitación Max, como tantas otras veces dormía. A veces, sentía que cuidaba en vano su cuerpo. Siempre estaba cansado, demasiado ocupado por sus negocios, que lejos se hallaba del amante apasionado con el que se había casado hacía ya doce años. Las noches de pasión de los primeros años se diluyeron con la esperanza de los hijos que nunca llegaron y ahora pese a vivir como reina se sentía tremendamente sola. De alguna forma tenía envidia de su amiga, ella y Ángelo formaban una bonita familia, junto a las gemelas. Esa noche se sintió turbada, sus sueños no la dejaron dormir tranquila.
Entonces ocurrió. Una tarde al regreso del trabajo se encontró a solas con Ángelo en el ascensor. Se saludaron nerviosos, y quedaron silentes, mientras el lenguaje de sus cuerpos bailaba en derredor. Lucía un vestido de seda que delineaba su delicada figura, quiso asirla, pero se contuvo, sin sospechar que ella también en el fondo lo deseaba. Se despidieron sin cruzar miradas, ambos sabían que huían el uno del otro.
Francesca tenía ganas de llorar, su sexto sentido le decía que Renata estaba de algún modo metida en la cama, junto a ellos. No sólo estaban distantes por la discusión, sabía que su esposo estaría pensando en ella. Y lo estaba. Por más que cavilaba que no era lo correcto, su mente le incitaba al pecado con la mejor amiga de su esposa. Nunca imaginó que el beso aquel, hacía ya tanto tiempo podría volver con tanta fuerza y deseo a su memoria. En el fondo deseaba volver a besarla, tenerla entre sus brazos, poseerla. Se durmió abrigando ese deseo.
Los días volvieron a su normalidad, Max volvió a salir de viaje. Pese a quedarse en casa las últimas dos semanas, e intentar hacerle el amor como antaño, tuvo que aceptar que ya no eran los mismos, no tenían la fuerza ni las ganas, hasta las caricias se fueron desgastando con el tiempo. Al final, Renata añoraba su partida.
Francesca lo recibió distante. A pesar que no habían vuelto a conversar de la propuesta, e intentaban volver a la cotidianeidad no lo lograban. Ella pensaba que lo mejor era separarse. Ángelo se sentía culpable y buscaba refugio en sus hijas. La relación de pareja se estaba deteriorando. Dejó a su esposo con las niñas y salió.
Renata no supo que decir, cuando la vio en la puerta de entrada, pero antes de que pudiera excusarse, Francesca ya había entrado en el departamento y con un tono tirante exclamó – tenemos que hablar. Ambas amigas se sinceraron compartiendo una botella de vino, fumaron, rieron, lloraron juntas cómo en la adolescencia. Antes del amanecer se despidieron. Ángelo le había dejado una nota en la mesa del comedor antes de partir al trabajo, que ni siquiera leyó. Se desplomó en el sofá, agotada. Sus hijas le despertaron al amanecer. ¡Niñas nos vamos de viaje! Les dijo – y las pequeñas saltaron de alegría.
A su regreso Ángelo encontró una carta al lado de su nota sin leer.
Dos semanas más tarde, entregaba las llaves del departamento al agente.
Max volvía de viaje, con papeles de adopción en su maletín firmados por una pareja en Dubai. No celebraron la noticia como esperaba. Desde la ventana, Renata vio el auto de Ángelo perderse, y una lágrima rodó por su mejilla.

                                                                               *******

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...