¿Qué haces tú para ser feliz?


Quizás la pregunta, te cause cierto escozor, ya que podrías decir, ¿por qué tengo que hacer algo para ser feliz?, si eso simplemente depende del destino - podrías contestar. Sí, es cierto, muchos piensan que la felicidad es algo que sólo a algunos les llega, como si fuera cosa del azar. Si te toca te toca... lo que es yo, pienso que la felicidad es mucho más que eso. A pesar de llevar muchos años buscando personas verdaderamente felices, lo cierto es que aún no he encontrado una que me convenza de verdad. Sí bien, muchas me han contestado que “son felices”, ya sea por su trabajo, por sus hijos, por el lugar donde viven, por lo que hacen, por lo que tienen, por lo que estudian, lo cierto es que no he encontrado en ellos esa plenitud que brota por los poros. Sin perjuicio de ello, he hallado personas que no saben quejarse frente a los embates que les da la vida, y yo les diría que son mucho más felices que nosotros, aún sin desearlo. ¿Qué los hace diferentes? yo diría que es su mirada, esa forma simple de ver la vida. Donde los demás vemos pobreza, miseria, ellos ven lucha, dignidad, fuerza, donde otros ven bienestar, ellos ven pobreza, herrumbre, indiferencia, donde vemos problemas, dificultad, ellos ven oportunidad, desafío, cuando están en un taco, no alegan, aprovechan el tiempo para dejarse llevar, cierran los ojos, se transportan en el tiempo o escuchan música, sueñan, revisan proyectos o ilusiones…no usan reloj, porque el tiempo no los controla, se contentan con lo que tiene y no viven deseando aquellos que les falta, conocen el verdadero significado de “compartir o dar” y muchas otras cosas más.
Por eso, abre bien tus ojos, observa a tu alrededor, quizás descubrirás a uno de estos especímenes más cerca de ti de lo que puedas imaginar. Aprende de ellos, escucha sus puntos de vista por simple que te puedan parecer y analízalos en la tranquilidad de la noche (con tu almohada) quizás se te puedan develar sus pequeños secretos. Sí, es eso, pequeños secretos que ellos manejan para ser felices, como palillos de tejedora artesanal, o trucos de alfarero con la greda entre sus manos. Son personas que frente a una aurora, “no sólo agradecen por un nuevo día” sino que también toman conciencia de que “es un día menos para el destino final” y entonces sus pasos tienen la pausa cansina de la prudencia, y cogen con alegría las vicisitudes de la vida...
Y tú ¿Qué haces para ser feliz?

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...