La Estrella que quería bajar a la tierra

Todas las noches, como de costumbre, la pequeña estrella se vestía de luz y se disponía a permanecer así hasta el amanecer. Su rutina le parecía más bien una pérdida de tiempo, algo sin sentido, ella quería ser una estrella fugaz, viajar por el espacio aunque tuviera que perecer en la travesía.

Un día, amaneció más nostálgica que de costumbre y sintió la voz de un niño que la señalaba desde la tierra diciéndole a su padre, “esa es mi estrella papá, si algún día muero viajaré hasta ella y me quedaré ahí para siempre, para estar vigilándote del espacio”. El pequeño de apenas 5 años tenía cáncer y su padre, no pudo contener las lágrimas ante lo exclamado por su hijo.

Desde entonces y con autorización del sol y la luna, la estrella podía acercarse un poco cada día para que el niño, la pudiera contemplar mejor. Al cabo de un año, a los ojos del pequeño parecía haber aumentado cinco veces su tamaño y cada día se la mostraba a su padre, quien imaginaba que aquella estrella venía en busca de su hijo. Mientras por una ventana, el niño miraba lleno de alegría, como la estrella se acercaba un poco más, en la otra su padre sollozaba acongojado por tal hecho (sólo su esposa lograba consolarle)

Lo cierto es que el infante extrañamente comenzó a mejorar, y mostró tal mejoría que los médicos no lograban dar crédito. Pero, como suele suceder, un científico alertó del acercamiento de la estrella y se produjo a nivel mundial, todo tipo de conjeturas, desde las más idealistas a las más fatídicas. Lo cierto es que el sol y la luna, le pidieron a la joven estrella comenzara a retroceder, porque los habitantes de la tierra se estaban asustando. A regañadientes hizo caso. En tanto el menor, comenzó a empeorar de salud. La estrella y el niño se iban apagando lentamente, una porque cuando había encontrado un sentido a su vida no podía ayudar al pequeño y el otro porque pensó que la estrella se había enojado con él y que lo rechazaba.

Cierta noche, la estrella desesperada por saber que éste agonizaba, decidió presentarse a través de un sueño. Aquella noche, el pequeño deliraba de fiebre, sus padres suponían lo peor, mientras éste susurraba las siguientes palabras "estrellita, estrellita, por qué me has abandonado"...Tras un instante los padres vieron como una luz iluminaba toda la habitación, el niño comenzó a sonreír, y la estrella le explicó al oído lo sucedido en la tierra. Después de un rato, se le bajó la fiebre y se recuperó totalmente. Desde entonces todas las noches, se sienta en la ventana con su padre en la ventana y conversan con su amiga estrella que le salvó la vida.

Cuando me siento perdido


Me gusta encontrarme en tus ojos

cuando me siento perdido

estándome con el sabor de tus labios

mientras regresas por la noche.

Sólo entonces logro fundirme

en un instante sin lamentos

que me transporte

más allá de las tinieblas.

Porque cuando estás conmigo

el perfume de tu piel

me embriaga los sentidos y

puedo sentir que la vida me sonríe.

No me canso de tus labios

adheridos a los míos, de noche de día,

y quedarme contemplando

mientras te hago mía.

Me gusta encontrarme en tus ojos

cuando me siento perdido,

me gusta abandonarme

entre el nido de tus piernas

donde se funde

el temor de mis sueños heridos.

Y me despierto a medianoche

sólo para reencontrarme en tus ojos

y saber que no estoy disipado,

como naufrago lacerado

a la deriva de tus silencios.

Bajo la luz de la luna,

me deleito con promesas incumplidas

tú dormitas y

yo perezco cada instante a tu lado

pleno de amor por ti.

****

¿Qué es para tí un beso?




El significado de el beso es el acto de tocar algo con los labios, generalmente a otra persona. Es una práctica habitual entre los humanos, también presente en otros primates y en otros órdenes de animales. Fijense que dice expresamente tocar algo con los labios, pero cuando hablamos del beso, lo primero que se nos viene a la mente es el contacto de los labios entre dos personas. Ahora, si me preguntas que es para mí un beso, te diría que es el acto íntimo más delicado que hay, y donde la entrega puede traspasar las barreras de los sentimientos. Sin duda que hay todo tipo de besos, de esos por compromisos (entre parejas con relaciones gastadas), besos donde sólo prevalece la pasión (que son el preludio para tener sexo) y los hay aquellos en que el sabor de los labios, la textura, la temperatura de la boca ajena, se te quedan grabados en la memoria a fuego. Siempre hay besos que son inolvidables, y aunque sin duda algunas veces los primeros son importantes, yo prefiero aquellos especiales, donde se conjugaron la ternura, con la pasión y esas ganas de transmitir a borbotones lo que estás sintiendo, esa emoción espantosa entre amor, deseo, locura, ternura...sin duda que un beso es una cosa mágica, de mucha entrega, donde la intimidad de dos personas se funde en ese contacto, en ese encuentro de labios, de lenguas, de bocas deseosas, de pasiones retenidas, de sentimientos encontrados, de miedos, de sueños, ilusiones, todo se desviste con un beso. Por que un beso te desnuda, hace que salga todo de tu ser, si en ese momento amas no quedará duda alguna, podrás rehusar tu entrega en palabras, en el control de tus sentimiento, pero si besas de verdad, entonces serás delatado. A mi me gustan los besos lentos, suaves, juguetones que comienzan como indefinidos rozando las comisuras, hasta atrapar de sorpresa el labio de la mujer besada, para atraparla, atraerla, poseerla, hacer que sepa que es mía desde el momento que la beso. Hay besos que te quitan el aliento, hay besos inesperados, hay besos tiernos, ardientes, fríos, deslavados, besos que defraudan, que en vez de encender apagan, pero no se trata de técnica, se trata de entrega, y cuando esa entrega no se produce, un beso se transforma sólo en el contacto físico de los labios nada más. En cambio, cuando la química llama, cuando los labios se atraen, cuando tu sientes que ya no aguantas más por besarla, y ella sólo quiere que la beses, entonces sólo entonces, puedes hablar de un verdadero beso. Y tú ¿Que opinas de los besos?

Soñé contigo



Tú ni siquiera lo sabes,
pero anoche soñé contigo,
cumplí mi deseo
y sentí la dulzura de tus besos,
la complicidad de los afectos encendidos,
y por un instante,
la vida me pareció más dulce.

La madrugada me arrebató la nostalgia,
y me descubrí
nuevamente en compañía de la soledad,
pero sonreí de dicha,
al saber que al menos en un sueño
pude tus labios sentir.

Seguirá la vida, seguirá la tuya y la mía,
por caminos distintos,
incluso ajenos totalmente,
pero yo podré cerrar los ojos
y por un instante recordar tus besos,
y la vida no me parecerá tan mesquina.

Quizás en otra vida, podrás ser mía,
en tanto seguiré soñando,
con la sola esperanza que algún día,
abriré los ojos,
y estarás conmigo.

Tú ni siquiera lo sabes,
pero anoche soñé contigo.

Simply Red - If You Don't Know Me By Now

Vejez


Desde pequeño me gustó observar a la gente mayor, siempre me llamaron la atención las canas, pero en el mejor de los sentidos, solía pensar en que ellos tenían un gran tesoro llamado "experiencia", habían recorrido caminos que yo ni siquiera lograba distinguir y me apasionaba escuchar sus historias. De algún modo pensaba que tal vez podía ahorrarme camino, que tal vez podría aprovechar los diferentes atajos en la cumbre de la vida. Luego aprendí que cada sendero es diferente, es personal, único e inigualable, inimitable. Porque aunque sigas las huellas de tus padres, quizás sólo puedas pisar las primeras, tarde o temprano, tendrás que pisar por ti mismo y serán tus huellas las que irán dejando el trazo de tus pasos. Sentado en algún sector de la montaña de mi vida, alcanzo a distinguir sólo algunos de mis pasos, sin duda los más recientes, ya que los anteriores lo más probable se hayan borrado con el tiempo. Pero veo más abajo los pasos fuertes y enérgicos de los que vienen más atrás, corriendo por alcanzarme y pasarme y por más que trato de decirles, que no se apuren, que cuiden su tranco, que de todas maneras llegarán, no me escuchan, como quizás tampoco lo hice yo en su momento. Y a pesar que ahora debo pararme a descansar para tomar más aliento, ese tiempo me permite contemplar el valle de los sueños y el sendero de la felicidad, ese por el cual transitan los sabios, los humildes, los de corazón grande, los que se preocupan más en dar que en recibir, y entonces valoro la vejez y admiro con más ahínco las canas de los más viejos, y también me alegro de tener las propias, porque eso me recuerda el tiempo pasado y el camino andado. Desearía que fuéramos más orientales cuando se trata de hablar de los viejos y el respeto que ellos se merecen, no por nada llevan canas y sin duda cada una de ellas es un baluarte digno de mi admiración. Cuida y respeta a los mayores, no por nada han andado más camino.

El séptimo sentido (de la felicidad)

Sin duda que todos conocemos los cinco sentidos conque la mayoría nacemos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) y suele atribuirse el sex...