Que Dios te bendiga, Que Alá te abrace o Buda te guíe

No importa a quien te dirijas lo importante es la intención de invocar la protección divina en favor de una persona o una cosa. Esa es la cuestión, entender en su magnánima expresión el verbo “dar” , sólo entonces estarás en condiciones de recibir, sólo entonces habrás escuchado el cosmos y estarás en conexión con él. Sólo entonces el mar te pertenecerá, como el cielo, las estrellas, las nubes, el sol, los árboles, los pájaros, las montañas, y tantas cosas más, sólo entonces dejarás de ser pequeño para fundirte en la inmensidad, para disgregarte en la nada y el todo. Podrás caminar por la playa siendo arena, ola, roca, algas que más da, si todo te pertenece como tú a ellos, que importa ser un pez que es devorado, que importa ser el alga que bota el mar, que importa ser la concha que se esconde bajo la arena, si todo estaba aún cuando tu callabas, cuando tus ojos no sabían mirar, cuando tus pies no sabían andar, cuando tus manos no sabían tomar. Aún es tiempo de dar y dar más, dar con el alma, con integridad, y no esperes recibir de vuelta todo, quizás te lleguen en varias vidas más, lo importante es que tú no dejes de dar, no dejes para mañana lo que hoy pudiste entregar, ese beso, ese abrazo, esa palabra, ese minuto para escuchar, para contemplar, para callar. Por eso amigo(a) Que Dios te bendiga, que Alá te abrace o Buda te guié y que encuentres la paz que te ilumine, que tu espíritu esté en armonía y que sobretodo sepas dar, dar es la clave de la felicidad. Darle tiempo a tus padres, darle tiempo a los hijos, a tu perro, a las plantas, a las estrellas, a las mañanas, a los atardeceres, dar gracias a la vida, lo importante es dar. Un gran abrazo a todos los que les llegue éste mensaje de todo corazón.

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...