SI, PERO

Dicen quienes le conocieron antes de su noviazgo con aquel infame, que “SI” era una bella doncella, querida y agraciada por todo el pueblo. Pero cómo siempre suele suceder la joven tuvo que enamorarse de un rufián que venía de otra aldea. La conquistó con su pasividad, con su indulgencia, incluso con su torpeza. Lo cierto es que dicen las malas lenguas que se casaron a la fuerza y fue entonces que nació “SI-PERO”, una niña que sin ser fea, no contaba con la belleza de su madre, y que sin ser lista, no contaba con la torpeza de su padre. La pobre niña, al poco tiempo fue abandonada, “PERO” se fue porque “SI” lo abandonó una mañana cansada de la vida que él le daba, y “PERO” sin “SI”, no era nada, así que una noche sin preocuparse por su hija le abandonó también.

Desde entonces la joven vaga por la vida dejando a su paso su descarnado destino. Le han visto seducir a hombres y mujeres sin distingo, no importando credo ni estrato social, y quienes han caído en sus redes, se vuelven seres insulsos, tristes, y que se arrastran por los caminos de la desazón y el desconsuelo. Es que una vez que “SI-PERO” te atrapa, todo se vuelve ambiguo, todo podría ser, sino fuera por la parte de “PERO” que domina a “SI”, y es que ella conserva ese optimismo y alegría de su madre, todo es posible para esa parte de su madre “SI”, entonces cuando quiere llevarlo a cabo, la parte de su padre “PERO” aflora y comienza a ver todas las trabas y complicaciones, aún cuando no las hubiera, y se deja abatir, pensando que es culpa del destino, por la desdicha que trajo el casamiento de ambos. Dicen que la joven al principio sufría por la suerte que llevaba a quien le conociera, pero con el tiempo fueron los mismos quienes le pedían se quedara, pues estaban acostumbrados a ella, le necesitaban para continuar sus vidas, esos destinos sin destino, esos caminos sin fin, esa forma de mirar sin mirar. Donde más había mediocridad le buscaban, casi le amaban, ella venía a representar la justificación a todo sufrimiento, a toda soledad, a toda carencia, ella era perfecta.

Cierto día, “SI-PERO” estaba distraída mirando por la ventana, cuando vio un joven apuesto en una moto que pasaba por el lugar. Se llamaba “PUEDO”. Sus ojos llenos de optimismo y poder, fueron hipnóticos para la parte de “SI”, que por primera vez venció a la parte negativa de su padre “PERO”, quien cansada de tanta tristeza, se aventuró con “PUEDO”. Él la llevó por caminos soñados, que nunca creyó conocer de verdad, a pesar de que en lo más hondo de su ser, lo anhelaba. En una noche de luna, decidió entregarse en cuerpo y alma a “PUEDO”, quien le enseñó su mirada. Tiempo más tarde, nació “SI-PUEDO”, un joven despierto que tenía toda la confianza de su padre y el amor incondicional de su madre. Dicen que “SI-PUEDO” anda en busca de todos los “PEROS” para destruirlos, y seduce a todas las “SI” que encuentra en su camino, para que su descendencia haga el resto.

Nota: Si te tienes algún “PERO” en tu vida, avísale a “SI-PUEDO” para que lo destruya.

El gato en la ventana


Es de noche y le siento maullar, me molesta, le tiro un zapato para que se calle, le golpea y cae mal sobre unas latas de zinc y queda herido. Maulló dos días más quejándose, no le presté ayuda por lo irritado que estaba. Ayer dejó de maullar para siempre.

Hoy tampoco puedo dormir, después de todo, creo que lo hecho de menos.

El séptimo sentido (de la felicidad)

Sin duda que todos conocemos los cinco sentidos conque la mayoría nacemos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) y suele atribuirse el sex...