jueves, 26 de septiembre de 2013

Una nueva forma de mirar las cosas

¿Qué pasaría si de ahora en adelante, probaras una nueva forma de ver la vida? Me refiero a lo siguiente, cuando estés en un problema, o ante un conflicto, o simplemente quieras verte desde otra perspectiva, cruza literalmente a la vereda del frente, a una distancia tal, que lo único que te es posible hacer es mirar, sí, como lo escribo, simplemente mirar. Te puedo confirmar que las cosas se ven como en el cine, una pantalla grande que te muestra una perspectiva diferente, más correctamente, una panorámica diferente, donde al abrirse el macro puedes verte a ti mismo con mayor claridad. Por lo general, estamos tan encima de las cosas que no logramos vernos, yo tendía muchas veces a elevarme para analizar las cosas, pero no es lo mismo que desde el frente, pues cuando miramos desde arriba, se tiene la sensación de ausencia, en cambio al estar enfrente, eres espectador en primera fila de lo que estás viviendo, puedes darte cuenta del espacio que ocupas y como intervienes en el, ya sea con tu presencia, la energía que proyectas, o la forma en que lo haces, si lo haces de manera invasiva, agresiva, imprudente, o a la defensiva, etc., créeme que simplemente observar en silencio, sin poder actuar, te deja en una posición de alerta máxima, y si guardas la prudencia necesaria y te tomas el tiempo necesario para darte cuenta de las cosas como están ocurriendo y los mensajes intrínsecos que fluyen de la misma acción, podrás aprender muchas cosas nuevas. Cuando te paras en la vereda del testigo ocular, tu entendimiento de las cosas, se limita sólo a lo que ves, no escuchas, ni sabes lo que está pasando, por eso nos acercamos, para poder entender mejor, pero no hacemos lo contrario, cuando estamos insertos en el medio, no buscamos alejarnos para darnos una mejor perspectiva de las cosas, nos limitamos a actuar en la inmediatez y por eso cometemos muchos errores, es mejor darse un tiempo para retirarnos y ver como espectador lo que está ocurriendo en nuestras vidas o con nuestra forma de vivir, o como estamos enfrentando el día a día, con ese ser querido, ese hijo(a), ese familiar, amigo(a), el medio ambiente, la sociedad, etc, etc. Prueba, no perderás nada. Un abrazo cósmico.