Los ojos

Sin duda que para mí son el órgano mas importante del cuerpo, el espejo del alma como lo llaman algunos, y es que los ojos expresan, tantas y tantas cosas, una mirada puede ser seductora, incriminadora, temerosa, indolente, furiosa, suplicante, tímida, inocente, cautivadora, interesante, pacifica, en fin, a veces la miradas dicen más que las palabras, y es que los humanos hablamos con los ojos. Sin embargo, para lo que realmente fueron creados, que es ver, es para lo que menos nos sirven, o acaso no has escuchado decir "es que no lo vi" " no me percate de esto o aquello" y así pasamos por la vida, con nuestros abiertos pero nublados, no vemos, no vemos las nubes que adornan los cielos, las flores que crecen en los jardines, menos los insectos o pájaros, mucho menos al desvalido, evitamos que nuestras miradas se encuentren en lugares públicos, nos cubrimos de lentes, como si fuera pecado mirar a los ojos. Y es que son muy pocos los que miran a los ojos, porque no pueden hacerlos, han contaminado su alma, y por eso no se atreven...cuando uno miente lo primero que hace es evitar la mirada del otro, para que no nos descubra. Son pocos los que pueden mirar a los ojos, porque no tienen nada que ocultar, porque les gusta mirar a quien tienen enfrente, para leer mas allá de sus pupilas, porque están acostumbrados a ver por las ventanas del alma, por eso no importa el tamaño de tus ojos, ni su forma, ni su color, sólo importa que sean capaces de mirar de frente porque están limpios, y porque son capaces de distinguir más allá de tu nariz. Si tú eres uno de esos pocos, siéntete orgulloso, y sigue puro de espíritu para que nunca tengas que bajar los ojos ante nada, ni ante nadie. El mundo es maravilloso para quienes tienen sus ojos limpios de impurezas contaminantes. Recuerden que nacimos con los ojos limpios, nosotros somos responsables de ellos, si ahora ya no tienen esa pureza.

Momento mágico

Ayer, después del trabajo me junté con mi hija Tania a disfrutar un café, como en tiempos pasados cuando vivía conmigo...los hijos crecen y emprenden el vuelo, es la ley de la vida. Como decía Jalil Gibran "los padres somos el arco y los hijos las flechas"...lamentablemente hay que tensar la cuerda del arco y soltarla, dejando que los hijos se vayan de tu lado (uno quisiera que siempre fueran esas pequeñas criaturitas que uno tiene que cuidar)...recuerdo cuando dormía sobre mi pecho cuando era una bebe y su naricita se llenaba de pequeñas gotitas de transpiración. Atrás quedo ese tiempo, hoy toda una mujercita me cuenta de sus sueños, de sus planes, de sus proyectos y me siento orgulloso de que sus alas estén firmes y que sepa volar sola. Estos son los momentos con los hijos, que se transforman en
mágicos y que dependen de cada uno. Le comentaba a mi hija que estoy en la etapa de mi vida, en que el vaso se ve medio lleno, en vez de medio vacío, porque cada instante por pequeño que sea, lo puedes transformar en mágico, si así lo deseas, tú y solo tú eres el mago de tu propia vida, la varita se oculta en el centro de tu corazón, solo tienes que agitarla para que todo cambie a tu alrededor. Por eso, de vez en cuando tomate un café con un ser querido, ya sea un amigo(a), un hermano, un hijo(a), etc., hace bien para el alma y va quedando en el álbum de los recuerdos, ese que algún día quedara olvidado en el desván de tu memoria, pero que será el que ojearan los que te quieren después de tu partida.

Me gusta ayudar a que otros encuentren ....

el camino de la felicidad, me gusta ayudar a quien lo necesita, y dar momentos de felicidad a los seres queridos, un llamado, un mensaje, una visita, un gesto, una sonrisa, una sorpresa, una invitacion, una pregunta de saber como esta aquel, son cosas que no necesitan grandes esfuerzos y que a veces hacen tanto bien, a mi me gusta sentir que una sonrisa mia, puede contagiar, un saludo afectuoso puede cambiar el estado de animo de aquel o aquella, me gusta interesarme por los demas y sus problemas y me agrada darles animo, sugerencias positivas, y cuando llega la noche, siento que mi cuerpo y mi alma pueden descanzar en paz. No creo que sean muchos, los que hoy en dia pueden hablar de descanzar en paz, en equilibrio, y por eso me gusta transmitir esa quietud, dar un abrazo sincero de afecto, alimentarme de palabras dulces, de afectos, de seres queridos, de cosas positivas, porque mi unico interes en la vida es disfrutarla, hacer de cada instante un momento de placer, por minimo que sea, al ver una pelicula, compartir un helado, disfrutar de un cafe caliente cuando hace frio, una cama acogedora cuando estas cansado o de una tostada con mantequilla. La mayor riqueza esta en no tener bienes, y si tiempo para compartir, para disfrutar, para contemplar las cosas maravillosas que transcurren en silencio, como la flor que nace en los arboles, la araña que teje su telaraña en un rincon, el pajarito que vuela de rama en rama, la nube que se forma en el cielo, la ola que revienta entre las rocas, la gaviota que vuela y se clava en el mar, la mirada de un niño, la ternura de un perro, en fin...son tantas cosas para ser feliz, y todas esas no las encuentras en casas comerciales, ni bancos o instituciones financieras. Alejate del mundanal, y viaja a las estrellas, podras ver que de las alturas, las cosas mas grandes son pequeñas e insignificantes y que lo que realmente importante no te lo puedes llevar, porque es inifitinamente inmenso, como el amor de madre e hijo. Me gusta pensar que hoy dia ayude a alguien, que di consuelo, que di una sonrisa, que di una palabra de aliento, un abrazo, un gesto de apoyo, eso definitivamente se me devuelve con creces.

Espiritualidad, necesidad en extincion???

Hace unos días atrás buscándole un libro a mi hijo Tomás, me tope en mi pequeña biblioteca con un libro que compre tiempo atrás y que tenía que ver con la meditación China. De inmediato, las primeras páginas me fueron atrapando y me vi envuelto en esa paz oriental tan seductora para mi, y es que cada frase, cada pensamiento, cada principio tenía que ver con esa búsqueda interior, tan escasa por estos días en esta faz de la tierra. Los occidentales estamos como aves con su plumaje contaminado flotando en un mar lleno de desperdicios y residuos de este mundo moderno, solo flotando presos de nuestros propios actos, sin poder volar, mientras en lo alto del cielo, otras aves más puras, despliegan sus alas, y se dejan llevar por los vientos. ¿Qué nos ha pasado? me pregunto, y es que ¿Cuando alguien te pregunta como estas? no se refiere a tu interior, te está preguntando si estás trabajando y si lo que ganas te alcanza. Vivimos pensando en alcanzar el éxito de las cosas materiales, cuando en realidad son las que menos importan, o acaso alguien conoce a algún hombre o mujer famoso, millonario que haya podido llevarse sus bienes consigo. Eso por lo que has luchado tanto en conseguir se quedara para los otros, y a veces para quienes ni siquiera te conocieron. Por eso amigo(a), practica la meditación, ese arte de la respiración que nos transporta hacia nuestro interior, que nos conecta con nuestro cuerpo, ese que pide descanso, ese que se alimenta del amor que recibes y das, ese que goza con la música que lo alimentas, conéctate con lo verdaderamente importante, aprende de los pájaros que se desplazan por los aires y libera tus pensamientos con ellos, y deja que te transporten sin límites, tan vez te lleven a lugares inimaginables, y donde para acceder, de seguro no se requiere ni tarjetas de crédito, ni cuentas bancarias, ahí se llega por tu nobleza y calidad de persona. Te brindo el mejor y más pleno de los abrazos y espero que estas palabras puedan alimentar en algo tu espíritu, no lo dejes ayunar, al final si el se muere, créeme que habrás perdido el más preciado tesoro.

Si te dijeran pide un deseo



Tal como dice la letra de la canción de Silvio Rodriguez, yo quiero invitarte a Pedir un deseo...¿y? ¿que pedirías? Dinero? viajes? un auto? una casa? un nuevo amor? un hijo? una beca? sin duda, la lista seria interminable, porque me imagino que la mayoría pensaría en lo que "le falta" y es que todos los días nos vemos bombardeados por cosas que deberíamos desear, cosas que deberíamos tener, lograr, y entonces viene la sensación de amargura, porque siempre nos falta algo. Podemos tener salud, estar sano física y mentalmente, y entonces nuestros deseos seguramente se verán enfrascados en la frustración...Una vez escuche a un hombre ciego decir, me basta con escuchar lo que hablan del mundo, para no desear volver a ver y entonces me di cuenta que hasta los ciegos ven mas que nosotros mismos.

Tiempo atrás en un periodo de crecimiento, la parte sabia de mi, me dijo que debía cultivar la paciencia, por eso, si pudiera pedir un deseo, sin duda pediría tiempo para lograr cultivar la paciencia, porque quien tiene paciencia en la vida, tiene ya ganado mas del 50% de lo quiere o desea.

Por eso antes de pedir un deseo, piensa, reposa, medita, quizás cuando un ser querido se apoye en tu brazo y con una voz dulce te diga "¿en que piensas? solo en ese instante, te llegara el mejor de los consejos.

Atrévete

Atrévete creo que es la palabra que rebota en mi mente, al ver tanto miedo a mi alrededor, miedo a perder el trabajo, miedo al que dirán, miedo al fracaso, miedo a que las cosas sean peores a lo que son, miedo, miedo, el maldito miedo, que se apodera de nosotros, que nos paraliza día a día, haciéndonos presos de su poder. Y veo, como esa mujer sigue acompañada de aquel hombre que no la respeta, porque tiene miedo a quedarse sola, veo como ese compañero de trabajo es humillado, porque tiene miedo a perder ese trabajo (aunque sea la porquería mas grande)y veo como los jóvenes van perdiendo oportunidades, una tras otra, por el famoso miedo. Y entonces, siento unas ganas de gritar a todo pulmón ATRÉVETE, POR FAVOR ATRÉVETE, ATRÉVETE A DECIR QUE NO a aquello que no deseas, a reclamar tus derechos, a decir lo que deseas, lo que piensas, lo que sueñas, lo que odias, lo que amas, no importa, pero de una vez por toda ATRÉVETE A ROMPER LA RUTINA, LAS CADENAS DE LOS MIEDOS QUE TE ATORMENTAN, y por una vez en la vida, atrévete a ser tu, ese ser unico, especial, diferente a todo el mundo. Si cuando leas estas lineas algo en ti hace un clic, que te de el animo para tomar el impulso y atreverte a lo que sea, viajar, ir sola al cine, visitar a esa persona que tanto extrañas, mandar un mensaje, vender cosas en la calle, perder la vergüenza y raparte, no importa lo que sea, lo importante es que TE ATREVAS, porque cualquiera sea el resultado, aun el mas negativo, sentirás en el fondo de tu alma,una gran satisfacción por haberte atrevido, y me harás inmensamente feliz. Ahora si pese a todo sigues atrapado por los miedos, al menos intenta que otros a tu lado, lo pierdan, por cada persona que ayudes a lograrlo, vas a encontrar un motivo, para finalmente hallar las fuerzas para liberarte. El miedo es solo eso, simplemente miedo, hay miedos grandes y otros pequeños, solo depende de ti que ellos crezcan, tu los alimentas día a día, por eso tienes la posibilidad de dejar de alimentarlos y esperar que mueran por inanición. Lo digo, porque he sido que de pronto se atreven, no siempre he logrado lo que he querido,incluso me podran culpar de precipitado, de cometer errores una y otra vez, pero al menos no podran criticarme, que siempre he luchado por lo que he creido justo, verdadero, que representa mi sentir, mi pensar, y eso no tiene precio.

Un virus, mi oído, dolor, tolerancia y....

Hace ya días caí en cama producto de un fuerte resfriado. Desde entonces, he sufrido de dolor de mi oído derecho y a pesar del malestar, estoy feliz que ello me haya ocurrido. No pienses que soy masoquista o algo por el estilo, simplemente agradezco que me este pasando, porque me ha servido para valorar mas lo que tengo, o mejor dicho tenia. Porque antes de resfriarme, mi oído estaba sano, y para mi debía ser así, sin mas, hoy sin embrago, anhelo volver a la normalidad, no sentir ese malestar que no me deja dormir en las noches, ni esa burbuja de aire, o ese pitito constante que me atormenta. Solo deseo no sentir dolor, y que vuelva a estar sano, algo que antes me parecía normal, hoy casi me parece un lujo, y que como bien dice el lema, "las cosas se valoran mas cuando se pierden. Si bien, no he perdido mi poder de audición, las cosas han cambiado y ya no son como antes, volver a la situación normal, sera´ considerada por mi especial. Eso me ha echo tomar mas consciencia del resto de mi cuerpo y de lo maravilloso que es ver, escuchar, sentir, palpar, gustar, oler... esas cosas que damos por sentado, pueden parecer maravillosas cuando tomamos conciencia de que podemos perderlas. Por estos días, no he podido escuchar con auriculares música de mi celular, e incluso me vi obligado a usar un gorro para proteger del frío a mi oído, pero aprendí
otras cosas mas importantes. Que simple y compleja se ve la vida de pronto, cambia el cristal y cambia todo, nuestra percepción, nuestros intereses, nuestras prioridades. De vez en cuando, debemos darnos un tiempo para cambiar el cristal con que estamos viendo el mundo, nuestros problemas, nuestras frustraciones, nuestros sueños, quizás todo puede parecernos fútil bajo un prisma diferente. Te aconsejo como diría un fotógrafo, cambiar el lente, usar de pronto un gran angular, o poner un filtro amarillo, quizás aquello que a la distancia te parecía indiferente, puede tomar una connotación distinta y lo veas con una nueva mirada, mas plena, mas llena, mas macro, y eso de algún modo se va a volcar a tu espíritu y en el fondo te va a transformar en una mejor persona. No es necesario que sufras un resfriado, para darte cuenta de las cosas simples, se proactivo hasta en las cosas mas mínimas, el mundo esta necesitando de nuevas miradas, las flores, las aves y el medio ambiente sin duda te lo agradecerán.

"No se´que hacer con mi vida"

Hace días atrás un amigo me dijo “No sé que hacer con mi vida”… me parece excelente le respondí… me quedó mirando con extrañeza no pudiendo entender que estuviera hablando en serio… claro que me parece excelente agregue, del momento que te estás cuestionando “algo está sucediendo, dentro de ti y eso es positivo”. Sin lugar a dudas que cuando uno se plantea seguir un camino u otro, está en una disyuntiva y esa duda o cuestionamiento, nos lleva a reflexionar, a pensar una y otra vez que rumbo tomar. Si te equivocaras, no te preocupes, quizás en ese momento no tenias otra alternativa y necesitabas pasar por el proceso de “errar”, recuerda que éste nos lleva en definitiva al aprendizaje. A veces es mejor, equivocarse antes de dar un gran paso, porque cuando finalmente lo damos tenemos la experiencia necesaria para obtener el éxito. De vez en cuando en la vida, me encuentro de pronto ante caminos estrechos que me llevan a sentir que en ese instante “no sé que hacer” y entonces lejos de alarmarme, en el fondo de mi ser, me alegro, porque entiendo que estoy en un nuevo escalón, dispuesto a lanzarme más alto en la vida. Y tú te has planteado últimamente “No saber qué hacer con tu vida”, si es así, me alegro por ti, estás en el camino correcto…

Virtual o no Virtual (Thi's the questions)

La definición de Virtual es "que tiene existencia aparente y no real. De hecho este sitio es virtual, todo lo que vemos en e´l es aparente y no real. Sin embargo, aunque yo soy real, y escribo en este sitio virtual, tengo lectores reales (al menos eso creo).

Desde mi apreciación virtualmente me comunico con el mundo a través de mis escritos, mis pensamientos ideas o reflexiones se hacen tangibles a través de las palabras, pero ellos nacen de un mundo totalmente virtual.

Entonces, me pregunto en voz alta, ¿Que es lo realmente real? ¿mis pensamientos, lo escrito, el ciberespacio? Sin duda que lo que nace virtual y se manifiesta en un mundo virtual, no debiera ser real, pero entonces cuando veo mis pensamientos tangibles, vuelvo a pensar que son reales, y entonces cierro los ojos y todo sea irreal. Mi vida, mis pensamientos, mi inconsciente, mi búsqueda interior, mis anhelos, mis sueños, se esfuma, aparece y se vuelve a perder en el anonimato.

Quien mas que yo, sabrá lo que un día pensé, soñé, creí, desde mi mundo real o virtual?

Empieza a reírte de tus miedos


Quienes vieron la película "The Monsters" recordaran que los monstruos debían asustar a los niños para que estos gritaran y los gritos se convertían en energía para el mundo de los Monsters. De la misma forma, nuestros miedos deben alimentarse para mantenerse vivos dentro de uno, pero lamentablemente somos nosotros los que “decidimos alimentarlos y mantenerlos con vida” “nadie más, absolutamente nadie más, que nosotros mismos”
Quien no se ha visto alguna vez, aplastado como persona en su trabajo, ya sea por el dueño de la empresa, un alto ejecutivo, un jefe o simplemente un cliente con cierta influencia. Entonces todo se revuelve en nuestro interior, y deseamos mandar todo a la punta del cerro (como las pataletas que nos daban cuando niño), pero inmediatamente se prende la “alarma” que nos recuerda que ya no somos niños, y que hemos perdido el derecho a las pataletas. Pero yo les digo que están equivocados porque en el fondo no hemos perdido el derecho, sólo hemos dejado que nuestros miedos lo aplaquen. Seguimos con ese derecho intacto, sin lugar a dudas que ya no estamos en edad de tener la misma pataleta, pero eso no quita, que defendamos el derecho a ser respetado. Y como no nos atrevemos (amordazados por nuestros propios medios) nos ofuscamos en silencio, maldecimos a los demás, nos sentimos victimas del sistema, cuando somos nosotros mismos los que lo permitimos. En la medida, que alimentemos nuestros miedos, pensando y reforzando el fracaso, o que es mejor soportar aquello que lanzarse a lo desconocido, nuestros miedos seguirán consumiéndonos y manejando nuestras vidas.
Volvamos entonces a la película “The Monsters” y recuerden cuando la niñita llamaba al monstruo azul Sullivan “gatito”, el monstruo no había cambiado, era los ojos de la niña los que lo hacían diferente, o si prefieren, el modo en que ella lo miraba. A eso es donde quiero llegar, conviertan sus miedos (monstruos) en “gatitos” y LIBERENSE. No necesitas para ello insultar a tu jefe, o abandonar tu trabajo (al menos no de inmediato), mira, observa a tu alrededor, obsérvate, descubre tu potencial y comienza un proceso de sanación, deja que el miedo conviva contigo, pero que solo sea un “pequeño gatito”. Sólo debes cambiar tu mirada. Cierra los ojos, y dime ¿Cuántos Sullivan viven en tu mente?

Te invito

A cerrar los ojos antes de dormir, y a escuchar por ejemplo a Kenny G, y dejar que tus sentidos vuelen como un pájaro que se aleja del nido. En este vuelo, te invito a despedirte de uno de tus cinco sentidos, como si fuera condición para continuar el vuelo de tu alma ¿Cuál elegirías? Si eligieras el oír, ya no podrías seguir escuchando la canción de Kenny G que ahora escuchas, si fuera el olfato te perderías de sentir el aroma de las flores, de una taza de café, el olor a bebé, el perfume del cuerpo de tu pareja, etc., si eligieras el tacto, perderías la sensación de las caricias seductoras, de distinguir la suavidad de las sábanas, la textura de tu ropa, una toalla, el contacto de piel con piel, si fuera el gusto, te perderías los sabores de las comidas, la delicia de retener en tu paladar una frutilla, o un trozo de carne, o saborear un buen vino, y si fuera la vista, dejarías de ver lo maravilloso que se ve la ciudad de noche, las estrellas, la luna, los amaneceres, en fin mil cosas más.
Ahora te invito a volver del vuelo, y quedarte sentado en un sillón o acostado en tu cama, mirando la televisión y entonces ves un comercial de lotería o loto, o un programa que reparte miles de millones, ¿por cuanto estarías dispuesto a perder uno de tus sentidos? Si tu respuesta es por nada del mundo, entonces, cierra los ojos y duérmete, sabiendo que eres tremendamente millonario y agradece por cada uno de tus sentidos, después de todo, son tu gran tesoro.

Paciencia



La paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien. De acuerdo con la tradición filosófica, "es la constancia valerosa que se opone al mal, y a pesar de lo que sufra el hombre no se deja dominar por él". Qué bonita palabra paciencia, desde su fonética hasta su significado me agradan, tiene música, tiene magia, tiene alma. Y sin lugar a dudas, ha sido mi gran compañera estos últimos años, donde he aprendido a valorarla, y a tratar de cultivarla, y digo tratar de cultivarla, porque sin duda, perezco en el intento. Me falta sabiduría para llegar a ella, pero sin embargo, le observo, le admiro y desde la distancia como un niño, me asomo a otearla sin que ella se de cuenta, y veo su cabellera cana, que rueda por sobre sus hombros desnudos, mientras su túnica de luz la envuelve en algo mágico que se confunde en las entrañas de mi conciencia. Es que apenas logro percibirla, su diminuta figura se desdibuja en el mundanal ruido y camino tras ella a tropezones, mientras la gente, la empuja, la ignora, y a veces le insulta. La velocidad del tiempo, la ha corroído y cada vez, somos menos quienes sabemos de ella, como si fuera un ave en extinción, todo por la torpeza de correr, de ganar, de llegar primero, como si en ello se nos fuera la vida.
Aun a fuerza de ser ignorada por la mayoría de nosotros, ella se pasea siempre atenta a quien la pueda necesitar y apoya su mano en el hombro de aquel caído, o de la pena de una mujer que llora por la enfermedad incurable de su niño. Donde más se le ha visto, ha sido en pasillos de hospitales, conversando con enfermos, pacientes, o visitas. A veces camina de la mano, de un hombre que solo se apoya en su bastón, y le conversa en su lento andar. Otras acaricia los cabellos de los niños, que se aburren y lamentan por la larga espera… sea donde fuere, su voz apaciguadora llega a los que logran escucharla, y es sin duda una gran amiga, esa que te da fuerza en los momentos de flaqueza o que simplemente está ahí cuando más la necesitas.
Por eso, si de pronto la divisas cuando te mueves entre la muchedumbre, detente un instante a observarla y de seguro te devolverá una mirada, que te envolverá en un halito de paz, como nunca has soñado. Abrázala entonces como si temieras que si la sueltas se ira y no volverá. Cada día que pasa, son menos los que logramos verla y supongo que muy pocos habrán logrado hablarle, yo en tanto de vez en cuando le busco con necesidad materna y quisiera cobijarme entre sus pechos y quedarme definitivamente dormido entre sus brazos.

Tener la razón no siempre vale la pena


Últimamente he tenido que vivir en mi alrededor, muchas discusiones y peleas simplemente por buscar tener la razón, es así como una madre dejo a su hija partir de la casa (y después llorar a mares) una pareja terminar sin vuelta atrás (cuando lo único que querían era estar juntos) yo mismo por mi carácter he perdido la calma en mi trabajo y me he enfrascado en discusiones absurdas, tratando de quedarme con la razón.

Escuchando a Kenny G "Remember" cuando la consciencia te acompaña a estas horas de la madrugada, me cuestiono si de pronto se gana o se pierde con obtenerla. Creo que cometemos un error al enfrascarnos en nuestras posturas, como si demostrar intransigencia fuera algo digno de imitar, cuando solo demuestra nuestras debilidades. Si, aquel que se deja llevar por el orgullo, la insensatez, la intolerancia y la altivez, y no es capaz de ver lo que se pierde en el fondo, es débil. O acaso, no es mejor que un hijo este a tu lado, aun cuando ello te signifique pedir perdón o aceptar que pudiste estar equivocado en tu apreciación, o hacer vista gorda de esto o de aquello. No estoy diciendo que uno tenga por ello que aceptar todo en la vida, solo digo, que de pronto mas vale ponderar la dimensión de una discusión. Después de todo la razón es otra de las cosas que no nos llevaremos con nosotros, cuando abandonemos este mundo.

Creo, que hoy después del paso de las días (ya van 5) en que aquella madre no sabe de su hija, debe dudar si valió la pena el triunfo racional. Por eso, te pregunto a ti que eres de los o las que les gusta ganar, si bien no vale la pena, de pronto callar, asentir, o hacer oídos sordos, simplemente para "evitar..."

¿Qué haces tú para ser feliz?


Quizás la pregunta, te cause cierto escozor, ya que podrías decir, ¿por qué tengo que hacer algo para ser feliz?, si eso simplemente depende del destino - podrías contestar. Sí, es cierto, muchos piensan que la felicidad es algo que sólo a algunos les llega, como si fuera cosa del azar. Si te toca te toca... lo que es yo, pienso que la felicidad es mucho más que eso. A pesar de llevar muchos años buscando personas verdaderamente felices, lo cierto es que aún no he encontrado una que me convenza de verdad. Sí bien, muchas me han contestado que “son felices”, ya sea por su trabajo, por sus hijos, por el lugar donde viven, por lo que hacen, por lo que tienen, por lo que estudian, lo cierto es que no he encontrado en ellos esa plenitud que brota por los poros. Sin perjuicio de ello, he hallado personas que no saben quejarse frente a los embates que les da la vida, y yo les diría que son mucho más felices que nosotros, aún sin desearlo. ¿Qué los hace diferentes? yo diría que es su mirada, esa forma simple de ver la vida. Donde los demás vemos pobreza, miseria, ellos ven lucha, dignidad, fuerza, donde otros ven bienestar, ellos ven pobreza, herrumbre, indiferencia, donde vemos problemas, dificultad, ellos ven oportunidad, desafío, cuando están en un taco, no alegan, aprovechan el tiempo para dejarse llevar, cierran los ojos, se transportan en el tiempo o escuchan música, sueñan, revisan proyectos o ilusiones…no usan reloj, porque el tiempo no los controla, se contentan con lo que tiene y no viven deseando aquellos que les falta, conocen el verdadero significado de “compartir o dar” y muchas otras cosas más.
Por eso, abre bien tus ojos, observa a tu alrededor, quizás descubrirás a uno de estos especímenes más cerca de ti de lo que puedas imaginar. Aprende de ellos, escucha sus puntos de vista por simple que te puedan parecer y analízalos en la tranquilidad de la noche (con tu almohada) quizás se te puedan develar sus pequeños secretos. Sí, es eso, pequeños secretos que ellos manejan para ser felices, como palillos de tejedora artesanal, o trucos de alfarero con la greda entre sus manos. Son personas que frente a una aurora, “no sólo agradecen por un nuevo día” sino que también toman conciencia de que “es un día menos para el destino final” y entonces sus pasos tienen la pausa cansina de la prudencia, y cogen con alegría las vicisitudes de la vida...
Y tú ¿Qué haces para ser feliz?

Sólo hay que comenzar


Hace casi ya tres años que sentí la necesidad de plasmar lo que pensaba o quería transmitir a través de mis cuentos, mis poemas, mis reflexiones y ya llevo más de 7000 visitas.

Cuando publiqué sólo esperaba que alguien me leyera y si dejaba un comentario sería todo un logro. Eso me da la razón cuando digo que basta creer ciegamente en un sueño para que éste se haga realidad. Nunca pensé que tendría tantas visitas, ni menos seguidores, sólo le hice caso a esa voz que suena dentro de uno, es la única que siempre tiene la razón. Por eso, si de pronto, sientes que quieres hacer algo, que dentro de ti una voz te impulsa a un cambio, a una apuesta, a un desafío, créeme que debes hacerle caso. Sí, arriésgate si estás convencido del mensaje que sientes en tú interior y no claudiques ante nadie ni ante nada, por lo demás siempre vas a encontrar detractores, son los que sobran, pero, sin embargo, estos siempre pululan en la mediocridad...

Lo importante es atreverse, de eso, no te puedes arrepentir nunca, aún después de haber fracasado, ya que siempre encontrarás algo que bien valió la pena aprender. Muchas veces las derrotas nos sirven para los triunfos verdaderamente importantes.

Como escuché una vez o leí (no lo recuerdo bien), para dar un gran salto, es necesario a veces retroceder.

¿Cuanto vale ser tú?


Sin duda que ser uno en la vida tiene un costo, un costo que no todos están dispuestos a pagar y que otros no podemos evitar porque es algo que trasciende más allá de nuestros poros. Mostrarse al mundo tal como uno es, es practicamente como caminar desnudo ante el gentío...creo que más de alguna vez me he quitado toda la ropa, y he caminado indiferente entre la multitud, soportando el precio de la discriminación. Con el tiempo se podría pensar que quizás el costo que he debido pagar ha sido muy alto, porque he sido cuestionado, señalado con el dedo, recriminado e insultado por los más, y aceptado por los menos.

No cabe duda, que mis logros no han ido de la mano del éxito, puesto que defender tus principios, puntos de vistas, sin estar dispuesto a doblegarte, no es por cierto el mejor de los caminos, se ganan más enemigos que aliados, pero te queda la sensación de satisfacción con uno al final del día, cuando apoyo mi cabeza en la almohada y me digo, hice lo que me dictaba mi esencia, bien o mal, eso lo juzgarán los demás, yo sólo obedecí a la voz interior. Y a pesar de todo, aún cuando ello implique caminar por la vereda del frente, por donde transitan unos pocos, tienes la certeza que más de alguno te mirará y pensará, él se atrevió.

Cuando los años te han acompañado durante un buen tiempo, sabes que ser tú, es cada más difícil, quizás algo suntuario, una utopía, un lujo quizás y aunque la voz ya no grita con la fuerza de antaño, ni te exige ser tan enérgico en tu posición, tú sabes muy bien, que no lograrás callarla y entonces ronda en tu cabeza la pregunta ¿Cuanto vale ser tú? y una mueca socarrona se dibuja en tu rostro sereno.

¿Se le ofrece otra vida al señor?


Te imaginas en un restaurant de la vida, donde se acercara un mozo, y te preguntara si estás conforme con esta vida o si acaso quieres otra vida y luego te ofreciera una carta con un sinnúmero de posibilidades, desde mendigo hasta presidente de tu país, entonces ¿que elegirías?. Y en caso de estar dubitativo, te propusiera poner tu actual vida en pausa y experimentar mientras tanto cualquier otra, hasta incluso tendrías la posibilidad de vitrinear en una pantalla virtual, la cual tendría un submenú de opciones. Como por ejemplo, podrías elegir ser mujer, entonces tendrías la opción de vivir como soltera, ser casada, con pareja, profesional o dueña de casa, etc. ¿Qué piensas? ¿Te gusta la idea? ser el propio gestor de tu futuro, a tu entera voluntad, antes incluso de nacer...algo así como un semidios.

No sé si sería interesante la vida bajo ese prisma, saber desde pequeño que serás exitoso, que no te faltará nada, sin duda no deja de ser tranquilizador, pero seguir un patrón determinado, te quita la posibilidad de equivocarse, esa forma que tenemos de aprender de las cosas, tropezando y cayendo tantas veces como sea necesario, hasta lograr superar la lección.

Como tema de ficción, no deja de ser interesante lo planteado, pero al menos mi posición prefiere la incertidumbre del mañana, la hace más interesante, más mágica, llena de probabilidades nuevas, y eso hace que sea maravilloso cada día despertar, sin saber lo que pueda pasar, tanto en tu vida, como en la de aquellos que te rodean.

Definitivamente, de estar en el restaurante, le contestaría al garzón, muchas gracias, pero estoy bien con mi vida y deseo terminármela degustando cada minuto hasta acabarla, y espero no dejar migajas de mi vida en el plato.

Sorpresas te da la vida


Cuando menos lo esperas, ocurre ese algo especial que te sorprende y que le da un sabor especial a tu vida.Hoy fue el llamado de mi hija mayor Tania, la lucecita que brilló en mi rutina...después de meses de invitaciones frustradas, resultó que podía juntarse conmigo a conversar, como padre e hija, (cada uno viviendo cosas distintas, ya no bajo el mismo techo).

Un bar porteño, fue el lugar de encuentro, y entre luces taciturnas, música moderna en pantalla grande, algo de humo por aquí y gente joven, conversamos un poco de la vida, recordamos momentos,nos escuchamos y sin decirnos más, refrescamos ese amor incondicional que existe entre un padre y una hija, y hago hincapié entre un padre primero hacia una hija, porque somos los padres (sin importar el género) quienes nunca dejamos de amar a los hijos, pase lo que pase en la vida, digan lo que digan, hagan lo que hagan, siempre serán esa semillita que salió de tí, y que de algún modo "te pertenece" (bajo nuestro sentido limitado de ver las cosas) porque en realidad nada nos pertenece, pero en fin, ese no es el punto, el punto es el momento vivido, esa pequeña con la que solía pasear en brazos luego de mi jornada laboral, había crecido y ahora compartía una cerveza y me contaba de sus proyectos, de sus vivencias, de sus metas, de sus miedos, de sus logros, de su sentir por la vida, y sin poder tomarla de la mano para sostenerla, protegerla, guiarla, debía escucharla y apoyarla a la distancia, sabiendo que ya sólo puedes aconsejar, porque ya abrió sus alas, y llegará tan alto como quiera, sin que tú puedas intervenir en nada.

Sé que mi etapa hoy, es la etapa de la contemplación de aquello que nació de tus actos, sin que ya nada puedas hacer...quedándote sólo la posibilidad de disfrutar de los logros, o consolarte por aquellos fracasos, donde a pesar de que las cosas no salieran bien, te puedes quedar tranquilo, si hiciste lo mejor que podías.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida...

Extraño a mi padre

No sé si es producto que uno se va poniendo más viejo, y por ello más sentimental, lo cierto es que por estos días, me he acordado mucho de mi viejo...y debe ser porque de algún modo me hace falta el refugio de sus brazos, ese cariño de sus caricias en mi pelo, cuando me acostaba en su regazo, aún siendo hombre y padre, por que nunca dejé de ser su hijo, ese niño regalón, que encontraba en él, comprensión, protección, refugio, calor de padre, ese calor que emanaba de él, y que llenaba los espacios donde habitaba. Con el tiempo los papeles se fueron invirtiendo y antes de su partida,tuve que yo protegerlo, cuidarlo, mimarlo y amarlo como a un hijo. Y es que prácticamente partió en mis brazos una noche en que su conciencia se perdió en las tinieblas y me quedé abrazándolo sintiéndome tan asustado como él, no sabiendo que hacer, que le pasaba, porque su cabecita desvariaba, y con su mirada pérdida y sus ojos asustados, logré que se durmiera, pero yo supe que en ese momento fue su despedida.

La vida es dura de pronto, y uno se siente sólo, sin que nadie lo proteja, y entonces cierro los ojos y me refugio en el recuerdo de mi padre. No escribo esto con más afán que volcar lo que siento hoy, en una noche porteña, con su trsiteza lánguida y el recuerdo latente de mi padre, mi viejo, mi partner.

El séptimo sentido (de la felicidad)

Sin duda que todos conocemos los cinco sentidos conque la mayoría nacemos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) y suele atribuirse el sex...