Espiritualidad, necesidad en extincion???

Hace unos días atrás buscándole un libro a mi hijo Tomás, me tope en mi pequeña biblioteca con un libro que compre tiempo atrás y que tenía que ver con la meditación China. De inmediato, las primeras páginas me fueron atrapando y me vi envuelto en esa paz oriental tan seductora para mi, y es que cada frase, cada pensamiento, cada principio tenía que ver con esa búsqueda interior, tan escasa por estos días en esta faz de la tierra. Los occidentales estamos como aves con su plumaje contaminado flotando en un mar lleno de desperdicios y residuos de este mundo moderno, solo flotando presos de nuestros propios actos, sin poder volar, mientras en lo alto del cielo, otras aves más puras, despliegan sus alas, y se dejan llevar por los vientos. ¿Qué nos ha pasado? me pregunto, y es que ¿Cuando alguien te pregunta como estas? no se refiere a tu interior, te está preguntando si estás trabajando y si lo que ganas te alcanza. Vivimos pensando en alcanzar el éxito de las cosas materiales, cuando en realidad son las que menos importan, o acaso alguien conoce a algún hombre o mujer famoso, millonario que haya podido llevarse sus bienes consigo. Eso por lo que has luchado tanto en conseguir se quedara para los otros, y a veces para quienes ni siquiera te conocieron. Por eso amigo(a), practica la meditación, ese arte de la respiración que nos transporta hacia nuestro interior, que nos conecta con nuestro cuerpo, ese que pide descanso, ese que se alimenta del amor que recibes y das, ese que goza con la música que lo alimentas, conéctate con lo verdaderamente importante, aprende de los pájaros que se desplazan por los aires y libera tus pensamientos con ellos, y deja que te transporten sin límites, tan vez te lleven a lugares inimaginables, y donde para acceder, de seguro no se requiere ni tarjetas de crédito, ni cuentas bancarias, ahí se llega por tu nobleza y calidad de persona. Te brindo el mejor y más pleno de los abrazos y espero que estas palabras puedan alimentar en algo tu espíritu, no lo dejes ayunar, al final si el se muere, créeme que habrás perdido el más preciado tesoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El séptimo sentido (de la felicidad)

Sin duda que todos conocemos los cinco sentidos conque la mayoría nacemos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) y suele atribuirse el sex...