Escribiendo el último escrito, el día de fin de año

31 de diciembre, último día de éste año, un día que comienza con un aire distinto, se puede sentir en el ambiente, en la gente que piensa en celebrar, en reunirse en familia, en un término, en un final, ya sea de trabajo, sueños, o desafíos. Quieras o no éste día te obliga como ningún otro a hacer un balance, éste día te hace recordar los últimos trescientos sesenta y cuatro días vividos, a hacer una revisión respecto de aquello que hiciste, o quizás dejaste de hacer, a promesas no cumplidas, o desafíos concretados,a mirar exactamente un año para atrás y recordar ese momento que deseaste con ahínco que éste año (el que está terminando) iba a ser el año que definitivamente lograrías ese gran cambio que venías postergando, iba a ser el año en que te pondrías a estudiar, ingresarías a ese gimnasio que te invitaron, tomarías esas clases de baile o yoga (que pensaste una tarde de invierno mientras comías sopaipillas) o te pondrías a juntar para ese viaje tan postergado. Seguramente y no me cabe duda, horas más tarde estarás haciendo toda una serie de promesas, crearás un nuevo proyecto de vida, te propondrás que a partir de pasado mañana (recordar que el primero es feriado) buscarás ese trabajo que te abrirá definitivamente el horizonte de tus expectativas, dirás que empezarás la terapia, te propondrás quizás cambiar el auto y mil cosas más y yo mientras escribo, me pregunto ¿Por qué esperamos cada 31 de diciembre para todo esto? ¿Por qué no nos inventamos varios 31 de diciembre en el año? Quizás si nos diéramos cuenta, que cada día que vivimos podría convertirse en un 31 de diciembre, quizás y me atrevo sólo a decir quizás, viviríamos mejor, disfrutaríamos de abrazar a ese ser querido, sólo por el hecho de que es tu hermano, tu padre, tu madre, tu hijo, hija, pareja, vecino, amigo, tal como lo abrazarás minutos más tarde cuando hayan pasado las doce de la noche. Para no romper la tradición, y a sabiendas tú y yo, que según lo refleja el calendario "hoy" es "31 de diciembre", me voy a permitir por éste medio como un ser humano de éste planeta, a enviarte un enorme abrazo virtual y voy a desearte lo mejor para tí y los tuyos para el año venidero y para todos aquellos que no me lean también, porque la idea es desear que por un día al menos, todos los seres humanos deseemos el bien para los demás. Un gran abrazo cósmico para todo el planeta y todos los seres vivos que en el viven, y cuando digo, todos los seres vivos, me refiero a todos, incluso a aquella cucaracha que estás mirando con ganas de aplastarla, hoy al menos hoy déjala vivir, mañana será otro día.

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...