Sólo hay que comenzar


Hace casi ya tres años que sentí la necesidad de plasmar lo que pensaba o quería transmitir a través de mis cuentos, mis poemas, mis reflexiones y ya llevo más de 7000 visitas.

Cuando publiqué sólo esperaba que alguien me leyera y si dejaba un comentario sería todo un logro. Eso me da la razón cuando digo que basta creer ciegamente en un sueño para que éste se haga realidad. Nunca pensé que tendría tantas visitas, ni menos seguidores, sólo le hice caso a esa voz que suena dentro de uno, es la única que siempre tiene la razón. Por eso, si de pronto, sientes que quieres hacer algo, que dentro de ti una voz te impulsa a un cambio, a una apuesta, a un desafío, créeme que debes hacerle caso. Sí, arriésgate si estás convencido del mensaje que sientes en tú interior y no claudiques ante nadie ni ante nada, por lo demás siempre vas a encontrar detractores, son los que sobran, pero, sin embargo, estos siempre pululan en la mediocridad...

Lo importante es atreverse, de eso, no te puedes arrepentir nunca, aún después de haber fracasado, ya que siempre encontrarás algo que bien valió la pena aprender. Muchas veces las derrotas nos sirven para los triunfos verdaderamente importantes.

Como escuché una vez o leí (no lo recuerdo bien), para dar un gran salto, es necesario a veces retroceder.

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...