¿Qué es lo que te mueve a despertar cada mañana?

Cuando llega la noche, suelo revisar el día y reconocer las cosas buenas que pasaron, las malas apenas las veo pues de inmediato me deshago de ellas… entonces le permito a mi cuerpo el tan esperado descanso y me entrego al sueño, tranquilo y pleno por otro día que me ha brindado la vida. En el instante que despierto cada mañana y descubro que sigo aquí y que otras veinticuatros horas me han sido otorgadas, suelo comenzarlo con gratitud y anhelo por lo que viene. Lo primero que hago es disfrutar de la ducha, me agrada sentir el agua caliente besando tiernamente mi piel como si me fuera despojando del letargo nocturno. Luego un buen desayuno para reponer fuerzas y por lo general trato de darme tiempo para contemplar la mañana a través de la ventana, observo los cambios de colores en las hojas de los árboles de mi jardín o contemplo con dicha los brotes nuevos de mis plantas, el color del cielo, las nubes. Si hace frío, me alegro de haber dormido abrigado, y la taza de café me sabe más gratificante, otro día mágico comienza, y seré parte de él, lo que suceda podré vivirlo como un testigo más, y lo que concierne a mi mundo interior, será una nueva hoja para mi biografía, esa que nunca leeré, porque siempre va cambiando, día a día, minuto a minuto, tal como el amanecer siempre es distinto. Las cosas que fueron importantes ayer, ya no lo son y cuando miro atrás puedo darme cuenta de la senda que un volveré a pisar. No niego que a veces pienso en las cosas que debo hacer durante el día, aunque las más, suelo ir atento a lo que me depara el destino a la vuelta de la esquina, y entonces cada minuto que sigue, lo vivo como si fuera el último de mis días, y me preocupo de no perderme ningún detalle, el pájaro que vuela solo en las alturas, el perro que ladra, el bebé que llora clamando brazos, la madre que reprende a su hija, el lolo que va inmerso en su mundo escuchando música y en su andar demuestra que detesta todo, o aquel que va pendiente de su celular esperando que llegue ese mensaje que le cambiará el día o ese hombre que viste de uniforme y que hasta en la expresión de su rostro se viste de rutina. Ya no juzgo a los demás, sólo esbozo mi mejor sonrisa y camino por la vida, silencioso de todo lo que ocurre a mí alrededor, sin más propósito que vivir estas horas que me concede la vida. Y a ti ¿Qué es lo que te mueve a despertar cada mañana?

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...