Las plantas

Cuando el padre llegó del viaje, les trajo a sus hijas dos lindas plantas. Antes de entregárselas le dijo a la mayor Anisa que eligiera una de sus manos ocultas tras su espalda. Anisa eligió la izquierda y el padre le extendió una maceta con un jazmín de arabia florecido. Luego extendió la maceta que tenía en la derecha, y se la pasó a su hija menor Habiba, quien, al ver un simple cactus, y compararlo con el jazmín de su hermana, soltó el llanto y salió corriendo.
Aban, sosteniendo el cactus, siguió a su hija, hasta el patio. ¿Por qué lloras Habiba? – le preguntó suavemente. Me diste la planta más fea, contestó la hija. Te equivocas hijas, te has quedado con la más bella. Eso lo dices para que me quede con ese feo cactus. Hija tu padre no miente -dijo- y le dejó a su lado la maceta con el cactus, mientras volvía al interior de la casa.
El jazmín de Anisa, cada día florecía más y más, y sus blancas flores se veían luminosas en el comedor de la casa. Habiba, seguía molesta y no se preocupaba del cactus, que había quedado en el mismo lugar que lo dejara su padre. Un día su hermana mayor, al verla tan triste le ofreció cambiársela por el cactus. Habiba estaba feliz. Su hermana ahora tendría el feo cactus.
Lo primero que hizo Anisa, fue ponerlo al sol y regarlo con agua. Pasaba las tardes conversando con el cactus y lo llevaba donde iba. Aban la observaba orgulloso.
Tuvo que emprender un largo viaje. Antes de partir, pidió a sus hijas que cuidaran de las plantas que les había regalado. Ambas hicieron la promesa de hacerlo.
Pero con el correr de los días, Habiba fue perdiendo el interés por el hermoso jazmín.
Al regreso de Aban, lo primero que preguntó a sus hijas fue por las plantas. Ambas contestaron que habían cumplido su promesa. Le bastó al padre echar una oteada al jazmín, para saber que Habiba mentía. Pese a que el cactus permanecía igual a cuando había partido, estaba seguro que Anisa cumplió su promesa.
A las dos semanas del regreso del padre, el cactus dio una hermosa flor amarilla con pequeñas manchas rojas. Todos admiraban lo hermosa que era. Nuevamente Habiba, salió corriendo al patio a llorar.
¿Por qué lloras Habiba? – le preguntó suavemente. Le diste la planta más linda a mi hermana, contestó la hija.  Esa había sido tuya al principio, tú decidiste cambiarla. Pero tú sabías que era la más hermosa y aun así dejaste que la cambiara. Lo que pasa hijita, es que tú siempre viste su exterior, nunca viste su interior, en cambio tu hermana sí. Tienes razón papá – contestó la pequeña. La próxima vez, lo haré, y lo abrazó mientras se secaba las lágrimas.

Aban, la tomó en brazo y contento regresó al interior de la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las plantas

Cuando el padre llegó del viaje, les trajo a sus hijas dos lindas plantas. Antes de entregárselas le dijo a la mayor Anisa que eligiera u...