Reencuentro



La música estridente llegaba desde la parte baja del edificio, tal si fuera una babosa espesa y maloliente reptando por los muros y ventanas de la vecindad, dejando tras de sí su pegajosa estela, matizando el paisaje de colores deprimentes y desgastados, que acentuaban más la pobreza de aquel  barrio porteño. Los fines de semanas aquella cantera, solía repletarse de obreros y mujerzuelas, que deambulaban por las calles buscando algo de compañía, tal vez tratando de saciar el vacio de sus almas pérdidas. En un mísero cuarto del quinto piso, una joven sostenía entre sus brazos a su bebé intentando hacerla dormir. De algún modo era también una de esas almas errantes, que necesitaba refugio y que en su fragilidad intentaba huir de ese submundo que la tenía atrapada, desde que su madre le abandonara. A su padre nunca llegó a conocerle. Pese a mantener cerrada la única ventana que apenas iluminaba la habitación, el hedor de la cocinería y la música infernal se colaban como lenguas reptiles por las ranuras del marco de madera, contaminando con su presencia el espacio que la albergaba. Estaba sola, pero nada la intimidaba. A pesar de sus escasos diecisiete años, gozaba de una contextura robusta, que siempre la había obligado a cumplir roles de mujer, quizás por eso había dado a luz, hacía sólo cinco meses. Por las heridas impregnadas que llevaba a flor de piel como tatuajes primitivos, no estaba dispuesta a que su hija tuviera que pasar por lo mismo. No importaba los sacrificios que tuviera que hacer, lo evitaría a como diera lugar. Las monjas de la Parroquia, cuidaban de su nena por el día, mientras trabajaba como maestra de cocina, justamente en la cantera donde nacía el bullicio.
Por aquellos instantes, tenía la respiración agitada, sus voluminosos pechos pletóricos de leche materna, se erguían tanto como su orgullo y la furia de sus ojos se fijaba en la pared como dagas penetrantes. Si hubieses ingresado a la habitación, habrías podido verla de pié, altanera, firme y aguerrida dispuesta a masacrarte por defender a su hija. La soledad y la miseria que la acompañaban desde pequeña como una madrastra, se habían transformado de pronto en aves rapiñas que con sus grotescas garras le causaban  tal dolor como si  trataran de  despedazar su alma, y eso se lo debía a Natividad su pequeña, por vez primera la vergüenza le golpeaba el rostro dejando huellas. Empero, la entereza de su ser, y ese orgullo herido que a gritos desde lo más profundo le pedía la vendetta, era lo que la sostenía en pié, y aún cuando las lágrimas brotaban incontroladamente y se deslizaban por sus gruesas mejillas, tenía por fin un sentido para no dejarse humillar más y luchar, luchar como una fiera, porque de eso sabía, vaya que sabía.
Recostó a su nena en la cama arropándola con ternura, al tiempo que se secaba las lágrimas con el dorso de su mano. Se sentó abatida en el borde de la noche, sus hombros cedían ante la presión de ser madre a tan temprana edad. Entonces la música estridente abandonó la habitación por la cortina de su evasiva mente, que le recriminaba como mujer despechada su pasado. Los recuerdos de su niñez aparecieron tras una danza de imágenes amargas y deslucidas que terminaron por remecerla aún más, no pudiendo ya contener más el llanto que doblegó su hidalga figura, terminando su cuerpo desfalleciente y herido refugiándose bajo las ropas, hasta quedarse finalmente dormida.
Fue en ese preciso instante, que un destello de luz, se aventuró por la ventana y se posó en su regazo, iluminando su rostro y cabellera. Con la dulzura de una mano protectora acarició sus cabellos, le maquilló su semblante de serenidad, y pintó sus labios carnosos con un tono de paciencia. Luego como si fuera una infanta la tomó de la mano para llevarla a correr por campos de trigales. Con sus pies descalzos se internaba suavemente en el follaje y el vestido blanco que la envolvía se abanicaba parsimoniosamente ante sus zancadas frescas y ligeras, reía con la simpleza conque ríen los niños, la felicidad le brotaba con un dulce aroma lozano. A la distancia una mujer bajo la sombra de un árbol le observaba, como si le estuviera aguardando desde tiempo. Corrió pensando en el soñado reencuentro con su madre, sus brazos abiertos parecían alas atrofiadas que le impedían volar por ese inmenso cielo celeste, que asomaba tras los pastizales; más nada impidió que siguiera sonriendo y gritando el nombre de su madre hasta llegar a los brazos de la mujer, que la alzó por los cielos, encontrándose con esos enormes ojos llorosos que la miraban con ternura y orgullo. Para sorpresa suya, no era su mamá quien la sostenía, sino ella misma, más añosa quizás, la que terminó por cobijarla en su pecho como añoraba lo hicieran de niña y fue tan inmensa la plenitud que la embargó, que no necesito palabras para entender, que fuera estaba el camino, y que más allá del horizonte, justamente en un campo de trigales, a la sombra del árbol del tiempo, se encontraría para abrazarse consigo misma, y llorar de felicidad por el reencuentro.

                                                           *******

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El séptimo sentido (de la felicidad)

Sin duda que todos conocemos los cinco sentidos conque la mayoría nacemos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) y suele atribuirse el sex...