Idea rondante



Hace días que la idea rondaba en su mollera como una polilla hostigosa, que no se cansa de dar vueltas y vueltas. Lo que nació como una descabellada tontería, se le fue quedando en la memoria como si fuese una de esas babosas, que abundaban en el lavadero de la vieja casona que le vio nacer. Ni siquiera era capaz de recordar cómo nació tal estupidez, lo cierto es que llevaba varios días despertándose a medianoche. Cansada del  sueño alterado, tomó la decisión que esta noche lo haría, a como diera lugar. Por eso se encontraba levantada; cuando la costumbre la encontraba en su mejor dormir. Se asomó a la terraza de su departamento para contemplar el escenario. No sabía si era el hecho de que nunca se había asomado a esa hora de la noche, pero le pareció que los trece pisos que le separaban del suelo se le hacían más distantes. El vehículo del doctor del quinto piso, no se encontraba en su estacionamiento que quedaba justo bajo su balcón, lo que le alivió, así no caería sobre el automóvil. Miró la caseta del conserje y la luz estaba prendida, lo que significaba que él estaba dentro. La torre de enfrente se hallaba mayormente con las luces apagadas, lo que le dio satisfacción; no quería testigos, no para la atrocidad que estaba dispuesta a hacer. De seguro su hijo le hubiese dicho- pero vieja estás demente, cómo se te puede ocurrir una barbaridad así, realmente tendremos que internarte… o su vieja  amiga Dolores, que los miércoles venía a tomar té – amiga esas no son cosas que haga una mujer de tus años, está bien para los chicos y aun así es reprochable… en fin, por eso no lo había comentado con nadie. Estaba inquieta, sus manos sudaban, decidió que no podía seguir postergando la decisión, abrió el ventanal y miró la hora en el reloj mural del comedor, volvió a mirar el estacionamiento despejado, no había testigos… no sabía si los nervios le traicionaban, pero su boca salivaba de manera estrepitosa, eso lejos de apesadumbrarle, le dio más ánimo. Se arrimó al respaldo del sofá, pues si bien no iba a correr, necesitaba impulsarse para llegar lo más lejos posible, tomó aire, estiró los brazos y se encaminó  a paso raudo al balcón, antes de aferrarse con ambas manos de la baranda cerró los ojos y finalmente lo hizo… con los ojos aun cerrados, fue imaginando la sensación de la caída, se limpió la saliva de la comisura de sus labios y pensó que mañana vería donde cayó el enorme escupo que había lanzado.

                                              *********

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El séptimo sentido (de la felicidad)

Sin duda que todos conocemos los cinco sentidos conque la mayoría nacemos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) y suele atribuirse el sex...