Vivir el ahora

Sé que suena fácil decir "si yo lo hago, yo vivo el ahora"...la cosa es que mientras más le doy vueltas al asunto, algo que debiera ser tan normal se ve tan difícil de lograr a ratos, pues mi mente viaja hacia el pasado y el futuro en un torbellino endemoniado que me arrastra, ya sea porque pienso en trabajo pendiente, o en la sensación que me causa la canción que escucho en este instante, y que me lleva al recuerdo de un antiguo amor. Lo cierto es que hoy tengo plena conciencia de donde está mi mente, a veces se me descontrola como un cachorro que saco a pasear sin correa y que por más que intento atraparle se me escabulle sin lograr darle alcance. Otras, sin embargo, mantengo el control de la correa del ahora y aunque el cachorro del inconsciente desea llevarme para atrás o delante, lo obligo a caminar a mi lado, recordándole que tengo el control. Sin duda que es muy parecido a cuando uno empieza a meditar y te dicen, deja tu mente en blanco, cerramos los ojos y entonces la mente como un niño desobediente comienza a correr para todas partes, y te acuerdas de las cosas más inverosímiles, la cosa es no hacer caso a dejar la mente en blanco.Pero como todo en la vida, la práctica hace al maestro, y entonces tu respiración es controlada, las pulsaciones de tu corazón y todo tu organismo, logra la relajación y conexión espiritual, entras en armonía con el cosmos. Por eso, te invito a respirar, a que dejes de pensar lo que harás mañana, ese mañana que será supuestamente distinto, ese que va a hacer que "las cosas milagrosamente cambien". Nada cambia así como así, siempre se debe a algo, por eso ese mañana nunca va a llegar (porque no existe más que en tu mente) y las cosas buenas o malas del pasado, son sólo eso, cosas malas o buenas del pasado que deben quedar en esa dimensión y que no debes traerlas contigo. Tú dirás que hay cosas que marcan, es cierto, pero no traigas contigo el eterno suceso, rescata lo que haya que rescatar y del resto desaste.
.

2 comentarios:

  1. Estimado Esteban,somos humanos,afortunadamente no tenemos el control absoluto sobre nuestra mente,en dicho caso, seríamos máquinas carentes de emociones a voluntad.Esperamos,como bien dices,ese mañana que no existe y tratamos de olvidar esos fantasmas del pasado que en ocasiones nos asaltan.Nada nuevo.En 1914 Sir Willian Osler, pronunciaba una conferencia en la universidad de Yale: "cerrad el pasado,Dejad que el pasado entierre a sus muertos.Cerremos el futuro tan apretadamente como el pasado..el futuro es hoy..No hay mañana.El dia de la salvación del hombre es aqui,ahora" Así debería ser,tan fácil,y a la vez,no nos engañemos,tan difícil...

    ResponderEliminar
  2. Estimado Anónimo, estoy muy claro que somos humanos, pero ante todo somos seres cósmicos que vivimos dentro de un cuerpo humano para tener relaciones humanas y aprendizaje humano, pero tenemos ese algo especial que puedes darle el nombre que quieras, ser, alma, etc., el nombre no importa, lo realmente importante es que realmente puede controlar nuestra mente y eso no nos convierte en máquinas, sino en seres totalmente consciente. Acaso como tú bien señalabas al mismo Séneca ya nos daba muestra de ello, o bien podríamos referirnos a Confucio, en fin, hasta el mismo Einstein fueron capaces de ir más allá del común, y apenas dieron un paso nada más. La capacidad interior es tan magnánima que ni siquiera podemos imaginarla, menos comprenderla, pero eso no significa que no esté allí.

    ResponderEliminar

El séptimo sentido (de la felicidad)

Sin duda que todos conocemos los cinco sentidos conque la mayoría nacemos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) y suele atribuirse el sex...