Juan y Juana


Juan llega tarde a casa. Juana recostada ve la televisión mientras contesta un whatsapp. La besa, se desploma a su lado y toma el control. Busca el partido del domingo en que su equipo ganó. Entremedio preguntas y monosílabos de respuesta. Juan mira en su Ipad los correos. Juana ríe pendiente de lo que le escriben… ¿te tinca hagamos algo el viernes? -  pregunta. Él frunce el ceño, masculla, garabatea en voz alta por las noticias. Molesto se desviste para dormir. Ella sigue whashapeando. La televisión continúa encendida y ambas almas asfixiadas, esperan superar otro día más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...