No estoy pensando, estoy sintiendo, contesté


La fragancia bañó tu cuerpo,
después de habernos amado.
El brillo de tus ojos pardos,
se refugió en mi mutismo, y
nos quedamos mirando,
acurrucados, sorbiendo aún
los últimos resabios de placer.

Quise decirte tantas cosas y
guardé silencio,
tu mirar inquieto,
revoloteando como una mariposa,
se posó en la punta de mi consciencia,
y entonces preguntaste,
¿en que piensas?,
no estoy pensando, estoy sintiendo, contesté.

Nuestras piernas se entrelazaron,
las sábanas guardaban el elixir de nuestra pasión,
con un beso,
quise decirte mil te quiero,
tu mano se posó en mi cabellera,
y nos encontró ausente la oscuridad.

Mi mano buscó la tuya, tus ojos se cerraron
besé tus labios suaves, dulce nácar,
el tiempo se quebró al posar sobre tí mi cuerpo,
te regalé un oprimido beso,
y me cobijé en tus senos.

La noche afuera cantó baladas,
y la luna avergonzada se ocultó,
llevándose las estrellas,
el fulgor se deslizó en el aire,
como el humo de un cigarro mal apagado,
un beso escurrió por tu cuerpo,
y tu preguntaste
¿en que piensas?
no estoy pensando, estoy sintiendo, contesté.

1 comentario:

  1. MUY BELLAS IMAGENES
    UN POEMA DE DELICADO EROTISMO
    FELICITACIONES
    MARITZA

    ResponderEliminar

Dignidad

Cuando se pierde la dignidad, se pierde todo. Es como dejar caer un jarro de porcelana y ver como se quiebra en mil pedazos, así me sentí, ...